Puede interesarte

07 noviembre 2010

Hoy y ahora. Capítulo de reenganche

Tras la GameFest y los últimos eventos he estado bastante ocupado en las últimas semanas. Oposiciones para el MAP, las de la FNMT, la preparación del GameFest y sobre todo, las obras del cuarto de baño, que se puede decir que ya han terminado, más o menos lo gordo. Para que veáis, lo que ha sido, aquí pongo algunas fotos que hablan por sí solas.





Cómo era antes






En medio de la obra



Ya un poco mejor



A falta de la mampara



En agosto dejé el Ministerio de Industria. La verdad es que la experiencia de ser funcionario durante un año ha sido ... curiosa. Dejémoslo sólo así, pues más adelante ya lo comentaré más en profundidad. Aunque la idea inicial era conocer bien la administración por dentro, conocer la red Sara que une los ministerios, e intentar ayudar a dar el giro hacia el software libre, parece que no escogí bien el momento. Sobre el objetivo de conocer mejor la administración por dentro, eso sí lo conseguí, aunque se puede decir que lo que vi no era lo que iba buscando. Quizá no era el lugar adecuado, y tenga que esperar a estar en otra administración para intentar hacer que las cosas se hagan un poco mejor. Es increíble la cantidad de dinero que cuesta tener el ministerio abierto cada día, la cantidad de recursos de la que disponen y el poco uso que se le dan. Es cierto que coordinar un monstruo tan grande no es fácil, sobre todo cuando a nivel de sistemas de TI no hay tanta gente, y la mayoría de los que trabajan en esos departamentos vienen rebotados de otras áreas. Hacen lo que pueden sin duda, pero cualquier persona formada mínimamente en TI podría hacer mucho más con menor esfuerzo. En definitiva, y para no ahondar más en esto por ahora, sólo decir que espero que la actual precariedad económica que vive el país sirva de empujón para cambiar esta situación.

Sobre Carmen, estoy bastante contento del giro que ha dado estas últimas dos semanas. Este verano la situación se volvió muy crítica y el oncólogo no era muy optimista. Los marcadores subieron bastante, hasta pasar de 150 y parecía que el tratamiento no surtía ningún efecto. Decidimos cambiar el Taxol y Cisplatino por el Yondelis y Caelix y probar suerte a partir de septiembre. En la primera sesión parecía que no hacía ningún efecto. Los marcadores no reflejaban cambio y continuaban su tendencia alcista. Sin embargo, a partir del segundo ciclo empezaron a normalizarse y a bajar. Ahora vamos a por la cuarta sesión, y ya se han colocado dentro de lo normal, por debajo de 36. El tratamiento en principio es agresivo (tan agresivo como el Cisplatino) pero no parece que a ella le caiga excesivamente mal. De hecho yo me temía que sería mucho peor pero por suerte la fortaleza de Carmen ha vuelto a sorprendernos una vez más, tanto a mí, como al oncólogo y a todos los que estamos alrededor.

Por lo demás, empiezo una nueva etapa en mi vida. Para enero tengo pensado abrir mi nueva empresa, y mientras tanto estoy haciendo la tesis. Me han ofrecido trabajar como tutor en la UNED y aunque no es mucho dinero, me da la oportunidad de ir ejerciendo de profesor. No sé si seré muy duro o blando. Eso ya lo iremos viendo.

En septiembre, estuvimos en La Mata, aprovechando el buen tiempo que hay allí hasta bien entrado octubre, que es una delicia. Además, es cuando todo el mundo se ha marchado y podemos aprovechar de la tranquilidad de esa zona.















Este año no fuimos a visitar a los flamencos ni a los zampullines. Digamos que necesitábamos mucha tranquilidad después del verano tan ajetreado que tuvimos, así que nos dedicamos exclusivamente a descansar, a ir a la playa y ... a pasar tiempo juntos. Una de las cosas que más nos gustó es observar Júpiter y la Luna en la playa de Torrevieja, ya que siempre hay una mujer con un telescopio que permite echar un vistazo. En cualquier libro se pueden ver fotos con mucho más detalle pero ... no es lo mismo. También nos llevamos a nuestra nueva adquisición aviar, un gorrión que unas amigas nos han regalado. A los pocos días de nacer se cayó del nido y se rompió una pata. Cuando María Rosa lo recogiío, le faltaban plumas por todos lados, y aunque la pata ya le había soldado, no soldó bien y eso hace que sea un poco patizambo. Aguantó varios días en la calle hasta que llegó a la agencia de viajes, y allí le pusieron en una planta de plástico a vivir. A las 5 semanas María Rosa nos lo dio ante la dificultad de tenerle suelto en la agencia de viajes mientras entraban clientes y podían pisarlo. Así es como estaba cuando vino. Un bicho calvo, de ojos saltones y aspecto asustadizo que atacaba a cualquiera que lo cogiera:










Así es como está ahora:





Está cambiado ¿verdad? Hacía tiempo que no sacábamos adelante un pájaro desde cero. El año pasado tuvimos mala suerte con un jilguero que nos encontramos en San Sebastián al cual sus padres habían abandonado. Los jilgueros son bastante más delicados. En cambio los gorriones son bastante más despiertos y también resistentes. Este en concreto es bastante agresivo y sabe defenderse muy bien (igual que Farruquito) aunque a nosotros lógicamente no nos ataca y de hecho es bastante agradecido. Prácticamente es omnívoro, come pan, magdalenas, sobaos, alpiste, y prácticamente cualquier cosa que le demos, incluso bocadillos y pizza. Mabel está encantada con él, ya que en cuanto se sienta viene corriendo a estar con ella. Aunque hemos conseguido meterle en una jaula durante las obras, no consiente en que le saquemos de casa, así que sigue viviendo en su planta de plástico. Es un poco como Iñaki, el gorrión de Fernando Acero. Hace las mismas cosas, y busca la compañía humana. A pesar de estar con los canarios, prácticamente les ignora. Sólo les hace caso cuando cantan, ya que intenta seguirlos aunque aún no sabe cantar y sólo hace unos ruidos entre quejidos y flamenco (¿deberíamos llamarle Pitingo?).

Hablando de otros temas, finalmente hemos decidido dar un nuevo salto en cuanto a tecnología se refiere. Quizá a más de uno le sorprenda lo siguiente, ya que por mucha gente estoy considerado un gurú de las nuevas tecnologías y que tengo todo lo que sale. Los que me conocen de cerca saben que es más bien lo contrario, pues no me lo puedo permitir y sólo cuando están a un precio más asequible puedo disfrutar de ellas. Este año me fastidió mucho no conseguir uno de los Nexus One que Google regaló en la URJC a los asistentes a las jornadas de Android. Mi trabajo de fin de máster tenía bastante que ver con este tipo de aparatos y llevaba tiempo buscando un gadget que integrara varias funciones para poder programarlo. Aunque inicialmente buscaba un Nexus One o un cacharro que llevara Android, al final me he hecho con un Nokia N97 Mini a través de Yoigo, el cual me gusta mucho y lleva todo lo que necesito para integrar en mi aplicación (GPS, alarma, perfiles y cámara).



El pasado puente me acerqué por Sevilla para ver a mi abuela Lola y a José Luis & Irene, además de Nemo, la Chica y Román. Intentamos que nos veamos al menos una vez al año. En esta ocasión no fuimos a Doñana, más bien nos dedicamos a ponernos al día y a visitar Ronda, que Mabel y yo no lo conocíamos y es un lugar muy agradable.






Ronda



Nemo, Román y la Chica


puente en San Juan de Aznalfarache





El nuevo Metro de Sevilla



Bueno, pues de momento esto es lo que hay. En las oposiciones de la FNMT no voy mal (posición 12) aunque tengo que remontar bastantes puestos hasta quedarme primero o segundo (no hay premio para el tercero). A ver si publican las notas y vemos qué ha pasado.



No hay comentarios:

Puede interesarte

Entradas populares

Resumen

Puede interesarte